Tips para tu Salud

CÁNCER CERVICOUTERINO: SIEMPRE ESTÁS A TIEMPO DE PREVENIR

Modificar tamaño del texto

El cáncer cervicouterino es una alteración celular que se genera en el cuello del útero sin presentar síntomas en un inicio. Por lo general es de evolución lenta y tiene buen pronóstico si es detectado en sus primeras etapas. He ahí la importancia de realizarse el PAP con regularidad y así poder atacarlo tempranamente. Para conocer más sobre esta enfermedad, te invitamos a seguir leyendo para prevenirlo a tiempo.

¿QUÉ ES?

El cáncer cervicouterino (CCU) es una alteración celular que se origina en el epitelio del cuello del útero y se manifiesta inicialmente a través de lesiones precursoras que son de lenta y progresiva evolución en el tiempo. En grado variable evolucionan a displasia severa cuando compromete sólo al epitelio superficial y luego a cáncer invasor, si el compromiso traspasa la membrana basal.

Existen varios tipos histológicos de cáncer invasor, uno de ellos es el carcinoma de células escamosas que representa al 80 a 85% de todos los casos, mientras el adenocarcinoma es el 10 a 12% de todos los casos. En cuanto a otros tipos de carcinoma, están los adenoescamosos, adenoidequístico, neuroendocrinos, carcinoma metastásico que constituyen el 3 a 5% de los casos restantes.

 

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La principal causa del cáncer cervicouterino es la infección persistente por los tipos de alto riesgo del Virus Papiloma Humano (VPH-AR). Los tipos más frecuentes que causan cáncer son el VPH 16 y 18, que se encuentran presentes en un 70% de todos los casos de CCU y en el 50% de las lesiones preinvasoras de cuello uterino.

El VPH se transmite por contacto con la piel y mediante las relaciones sexuales incluyendo el coito vaginal, penetración anal y durante el sexo oral. La adquisición de este virus continúa siendo una infección muy común en donde la mayoría se contagian poco después de iniciar su vida sexual. Sin embargo, el desarrollo del CCU se produce en una pequeña proporción de mujeres infectadas tardando años en desarrollarse.

 

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

En sus primeras etapas, el CCU no presenta síntomas. Cuando la lesión ha crecido, algunas mujeres pueden notar una o varias de esta sintomatología:

- Sangrado vaginal anormal

- Sangrado entre los períodos menstruales regulares

- Sangrado después de relaciones sexuales, de un lavado vaginal o del examen pélvico

- Menstruación más larga y más abundante que antes

- Sangrado después de la menopausia

- Aumento en la secreción vaginal

- Dolor en la zona de la pelvis

- Dolor durante las relaciones sexuales

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

En la actualidad se recomienda realizar el llamado Papanicolau o PAP cada 3 años en mujeres entre los 25 y 64 años, especialmente las mayores de 35 años. Este examen consiste en la toma de muestras de células del cuello del útero con un hisopo de algodón mientras se realiza una consulta médica con el ginecólogo o matrona. En caso de resultados anormales, el especialista sugerirá otros exámenes como una biopsia y colposcopía para confirmar el diagnóstico.

 

¿CÓMO SE TRATA?

Dependiendo del estadio, el tratamiento para mujeres con cáncer cervical consiste en cirugía, radioterapia o una combinación de radioterapia junto a quimioterapia. El tratamiento seleccionado dependerá del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado.

 

¿CÓMO PUEDO PREVENIRLO?

La información y educación a la población en relación al CCU son fundamentales al momento de prevenir esta patología. Dentro de las recomendaciones generales está el control de los factores de riesgo como:

  • Retraso en el inicio de la actividad sexual
  • Uso de preservativos
  • Limitar el número de parejas sexuales
  • No fumar
  • Manejo del estrés

Cabe destacar que este año el Ministerio de Salud sumó a su Programa Nacional de Inmunizaciones, la vacunación contra el Virus Papiloma Humano (VPH) a niños (al igual que las niñas) de 4º año básico en su primera dosis y la segunda en 5º año básico como método de prevención del cáncer cervicouterino.

Por otro lado, se comenzará a realizar la detección del contagio por Virus Papiloma Humano, en 14 Servicios de Salud para incorporarlo a todo el país a partir del 2021. Este examen se hará en conjunto con la toma del PAP, y permite seleccionar a la población de mayor riesgo de desarrollar un cáncer de cuello uterino, aumentando su frecuencia de controles cada un año, mientras que las mujeres no portadoras del virus pasan a estudiarse cada 5 años.

Las políticas públicas de vacunación y detección de este virus son recomendación de la Organización Mundial de La Salud (OMS) y están orientadas a erradicar esta enfermedad en los próximos años 10 a 15 años.