Tips para tu Salud

VIRUS SINCICIAL: CÓMO RECONOCER Y PREVENIR ESTA ENFERMEDAD RESPIRATORIA

Modificar tamaño del texto

En los últimos años ha sido el virus de mayor circulación que se ha observado en Chile, superando incluso al de la influenza. A diferencia de esta última, no existe una vacuna que permita evitar los contagios ni tampoco una cura, sólo tratamiento de apoyo. Por eso, la prevención es fundamental en este período.

El virus sincicial respiratorio es uno de los tantos que brotan en esta época del año, pudiendo afectar a personas de cualquier edad.

Éste se presenta con síntomas leves similares a los de un resfrío (congestión nasal, tos seca, poca fiebre y dolor de garganta). Pero en algunos casos puede hacer que las personas se enfermen gravemente.

 Quienes están más expuestos son:

  • Niños pequeños y lactantes, especialmente bebés prematuros
  • Adultos mayores.
  • Personas con el sistema inmunológico debilitado, como los pacientes con VIH, quienes han recibido un trasplante de órgano o reciben ciertos tratamientos médicos (como quimioterapia).

¿Cómo reconocer los casos graves?

La infección por el virus respiratorio sincicial puede extenderse al aparato respiratorio inferior, lo que provoca neumonía o bronquiolitis, inflamación de las vías respiratorias pequeñas que ingresan a los pulmones. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Fiebre
  • Tos intensa
  • Silbido al respirar, generalmente se escucha al exhalar
  • Respiración rápida o dificultad para respirar
  • Color azulado de la piel a causa de falta de oxígeno (cianosis)

En el caso de los lactantes, además, es posible observar:

  • Hundimiento de la piel y músculos del pecho con cada respiración
  • Respiraciones cortas, poco profundas y rápidas
  • Inapetencia
  • Cansancio inusual
  • Irritabilidad

¿Cómo prevenir la enfermedad?

La mejor forma de protegerse frente al virus sincicial es seguir estrictas medidas de higiene:

  • La más eficaz es el aseo de manos con frecuencia. Lavarse bien las manos (mojar, usar jabón, frotar, enjuagar y secar) es tan poderoso que equivale a una vacuna.
  • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar o con el antebrazo.
  • Ventilar con regularidad las habitaciones
  • Limpiar y desinfectar bien las superficies de la casa
  • Evitar los cambios abruptos de temperaturas
  • Evitar besar en la boca a los niños
  • Evitar el contacto directo con personas que estén enfermas.
  • Evitar aglomeraciones
  • Evitar contaminantes ambientales dentro de la casa como: humo de cigarro, calefacción con carbón, leña o parafina.

 

Ante cualquier duda, te recomendamos llamar a Salud Responde (600 360 7777) para orientarte a reconocer los síntomas y determinar a qué tipo de establecimiento de salud acudir.